Caracoles: un manjar en tu propia cocina

Los caracoles son un manjar popular que se refiere a los caracoles terrestres cocidos y comestibles, que generalmente se sirven en una rica salsa de mantequilla, ajo y perejil. Aunque este plato es más conocido en la cocina francesa, a diferencia del champán, los caracoles no tienen que venir de Francia para ser considerados “auténticos”. Fuera de Francia, también es muy popular en Italia, Portugal y la región catalana de España. En Estados Unidos, se ha convertido en un plato de lujo que a menudo se sirve en restaurantes de lujo.

Caracoles - Kolikof Caviar & Gourmet Foods

Sabías…? "Escargot" es simplemente la palabra francesa para "caracol".

Tipos de caracoles comestibles

Hay miles de especies de caracoles, pero sólo algunas de ellas son aptas para el consumo. Comer caracoles terrestres no comestibles puede enfermarte.

Uno de los tipos más comunes de caracoles terrestres comestibles es el caracol de jardín europeo, que se puede encontrar no sólo en toda Europa, sino en todo el mundo.

En cuanto a popularidad, el caracol más buscado en la cocina es el caracol de Borgoña, también conocido como caracol romano. Al igual que el caracol de jardín europeo, estas criaturas ahora se pueden encontrar en todo el mundo.

Sabías…? Aunque los caracoles son criaturas terrestres, todavía se los clasifica como moluscos debido a sus caparazones.

La historia de los caracoles

Como muchas delicias actuales, el aumento de la popularidad de los caracoles tiene sus raíces en la antigua época romana, cuando los caracoles se comían entre la élite. Pero el origen de la caza de caracoles para alimentarse se remonta incluso a la época de los habitantes de las cavernas. Los historiadores han descubierto conchas de caracoles vacías en cuevas y creen que el hombre ha seguido consumiendo estos moluscos de movimiento lento durante siglos debido a la facilidad con la que podían capturarlos (en lugar de cazar animales más grandes y peligrosos). Es por esta razón que los caracoles fueron comidos por primera vez entre los campesinos antes de que se asociaran con la clase alta.

Sabías…? El Papa Pío V. era tan ávido consumidor de caracoles que los declaró oficialmente marisco para poder seguir comiéndolos durante toda la Cuaresma, exclamando: ¡Estote pisces in aeternum! ('¡serás pez para siempre!')

¿Por qué los caracoles son tan caros?

Hoy en día, los caracoles todavía se consideran relativamente fáciles de criar y pueden criarse en grandes cantidades.

Pero antes de que decidas adentrarte en el mundo de la helicicultura (es decir, el arte de criar caracoles), debes saber que también están disponibles para su compra, si estás dispuesto a pagar el precio.

A pesar de su abundancia natural y su naturaleza de bajo mantenimiento, los caracoles han experimentado un aumento en popularidad, lo que lamentablemente los ha hecho más escasos que antes. La demanda supera con creces la oferta, lo que eleva el precio de los caracoles.

¿A qué saben los caracoles?

Por sí solos, los caracoles tienden a tener un perfil de sabor generalmente suave. A menudo se describen como similares en sabor y textura a una almeja o un champiñón. Si esto no te parece delicioso, no estás solo. Hay una razón por la que la mayoría de los chefs sirven caracoles con generosas cantidades de mantequilla y condimentos.

Sabías…? Los caracoles se sirven tradicionalmente como regalo navideño en Francia.

Cómo cosechar y preparar caracoles

Los caracoles se pueden recolectar en el medio silvestre después de una lluvia intensa, cuando tienden a emerger en grandes cantidades.

Pero antes de poder cocinar los caracoles, primero hay que “purgarlos”. Este proceso se realiza dejando a los caracoles en ayunas durante tres días hasta que por sus tractos digestivos haya eliminado cualquier cosa que pueda enfermarnos. Luego se les alimenta únicamente con agua y harina para ayudar a purificarlos. Los caracoles que mueren durante el proceso de purga deben desecharse y nunca consumirse.

Ciertos tipos de caracoles se recolectan a principios de invierno, justo cuando han comenzado a ayunar, para no tener que pasar por el proceso de purga.

Una vez que los caracoles hayan sido correctamente purgados, estarán listos para ser limpiados por fuera. Coloca los caracoles en un colador y pásalos bajo agua para eliminar la mayor cantidad de baba posible. Asegúrate de que estén completamente limpios antes de cocinarlos.

Cómo cocinar caracoles

Coloca tus caracoles en una olla llena de agua fría con sal. Esto sacará a los caracoles de sus caparazones. Tan pronto como emerjan, hierva el agua, lo que los matará inmediatamente. Cocine durante aproximadamente quince minutos (el tiempo puede variar según la cantidad y el tamaño de los caracoles).

Alternativamente, puede optar por saltear los caracoles en mantequilla después de un hervor inicial más corto.

Cualquiera que sea el método que elijas, ten en cuenta que los caracoles deben cocinarse bien y que no estén bien cocidos puede ser muy peligroso. Incluso después de la purga, los caracoles todavía pueden portar una serie de parásitos que pueden causar infecciones en los humanos. En particular, el parásito "gusano pulmonar de rata" puede causar meningitis eosinofílica.

Caracoles como aperitivo

Los caracoles se pueden servir como aperitivo con muy poca preparación. Simplemente emplatar la carne del caracol y clavar un palillo en cada trozo. Sirva junto con un molde de ajo derretido y mantequilla de hierbas para mojar. O, para una presentación más sofisticada, vuelva a colocar cada caracol en su caparazón esterilizado. Los caracoles se pueden comer desde el caparazón usando un juego especial de utensilios: un par de pinzas pequeñas para agarrar el caparazón y un tenedor pequeño para extraer la carne.

Caracoles con salsa de mantequilla de ajo y perejil

En la cocina francesa, la forma tradicional de servir caracoles se cubre con una deliciosa salsa de mantequilla con ajo y perejil. Cuando se utilizan caracoles de Borgoña, este plato se conoce como Escargots de Bourgogne. ¡Esta sencilla receta es fácil de hacer y tiene un sabor increíble!

Para hacer la salsa de mantequilla, querrás usar una batidora eléctrica. Primero, bata la mantequilla a temperatura ambiente (le sugerimos utilizar mantequilla europea de alta calidad para obtener mejores resultados). Luego, agrega ajo fresco, chalotas, perejil y un poco de vino blanco seco. Sazone con sal kosher y pimienta negra molida. Otras hierbas y especias comunes para este plato incluyen perifollo, tomillo, nuez moscada y condimento italiano. Siéntete libre de utilizar cualquiera de estos, y otros, para ajustar esta receta a tu gusto.

Vuelva a colocar los caracoles cocidos dentro de sus caparazones y colóquelos en una fuente para hornear poco profunda. Llene el resto de cada concha con una porción generosa de salsa de mantequilla con ajo y hornee durante diez a quince minutos a 450 ℉ (nuevamente, el tiempo de horneado puede variar según el tamaño y la cantidad de caracoles).

Una vez enfriados, complete los caracoles con queso parmesano rallado y perejil para una presentación aún más bonita.

Qué servir con caracoles

Sirva los caracoles junto con rebanadas de pan francés, ya sea tostado o recién horneado, para ayudar a absorber la suculenta salsa.

Al igual que los mariscos, los caracoles se combinan mejor con vino blanco. Recomendamos cualquier cosa francesa, especialmente Chardonnay.

Sabías…? Puedes guardar las conchas de caracol para reutilizarlas simplemente hirviéndolas en agua con vinagre. Una vez recién lavados, sécalos en una bandeja para cocinar y mételos en el horno a 200 ℉ durante unos 20 minutos para eliminar el exceso de humedad.

Caracoles: un superalimento sorprendente

Aunque no lo parezca, estas diminutas criaturas son en realidad una fuente inagotable de nutrientes. Así es, ¡los caracoles son un superalimento! Lo que hace que la carne de caracol sea tan especial es que es a la vez baja en calorías y rica en ácidos grasos omega-3 (también conocidos como “grasas saludables”). Sin embargo, tenga en cuenta que esta cocina baja en calorías pierde este beneficio cuando se sirve en una salsa espesa de mantequilla.

Los caracoles también son una fuente importante de proteínas y ricos en minerales como hierro, calcio, potasio y magnesio. Los caracoles son ricos en vitaminas esenciales, incluidas la vitamina A y la vitamina B3.

En general, se considera que los caracoles son beneficiosos de varias maneras, como apoyar los sistemas inmunológico y nervioso, prevenir enfermedades e incluso reducir los síntomas de la depresión.

¿Dónde puedo comprar caracoles?

Si bien los caracoles pueden ser un elemento costoso del menú de un elegante restaurante francés, también puedes comprar caracoles frescos en línea o en tiendas especializadas. Algunos lugares incluso los venden precocidos en latas.

Puede comprar caracoles listos para hornear en salsa de mantequilla de ajo y perejil en línea a través de Kolikof Caviar and Gourmet. Nuestros caracoles vienen preparados por docenas y bellamente colocados en sus caparazones. Cada uno es de alta calidad, de tamaño generoso y se garantiza que se cocinarán tiernamente. Nunca ha habido una manera más fácil de impresionar a amigos y familiares sirviéndolos como entremeses sin complicaciones o como un plato principal celestial. ¡Ordene hoy para una experiencia verdaderamente gourmet!


Dejar un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.